Rentar un auto no es un proceso fácil de pensar, no solo se debe de pensar en qué tipo de modelo quieres o que tanta gasolina quieres gastar. Toma en cuenta los siguientes consejos:

  • Piensa en tu destino. Rentar un auto como un sedán para zonas de terracería no puede ser lo ideal, piensa en tu destino y el tipo de auto que te ayudará más a tus traslados.
  • Lugares para recoger tu auto. Recuerda que al momento de rentar un auto y lo requieres Justo llegando al aeropuerto puede salir más caro que recogerlo en algún otro lugar. Puedes pedirlo a una distancia mayor (5-10 kilómetros) y ahorrar un poco de dinero por ese servicio.
  • Servicios adicionales. Pedir un auto con el tanque lleno te evitará gastar dinero y tiempo en pardas en gasolineras, así como de otros servicios de gran ayuda como baby seat o GPS.
  • Toma fotografías del auto. No olvides tomar fotografías de hasta el más mínimo detalle para evitar conflictos con la empresa arrendadora. Podrás justificar cualquier rayón o golpe.